Bendiciones a parejas en situaciones irregulares

Bendiciones a parejas en situaciones irregulares

Fr. Nelson Medina
00:21:32
Link

About this episode

El enfoque de una reciente Declaración del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, del 18 de Diciembre de 2023, parece ir en el sentido de que, si ampliamos el sentido de las bendiciones en la Iglesia, podemos entender que incluso personas que se encuentran en situaciones "irregulares" pidan y reciban bendiciones de la misma Iglesia, como actos de acogida que desean orientarlos en la ruta hacia una vida cristiana más plena. Es difícil estar en desacuerdo con una afirmación como la anterior, pero es que ese no es el problema.

El punto central está en que nos encontramos frente a personas que, por propia voluntad, están y desean estar en una situación "irregular", y que, desde esa situación, convertida en hecho público, piden una bendición de la Iglesia. Dicho de otro modo: el problema no es que un pecador pida ayuda sino que esa persona, sin que conste ninguna intención de renunciar a su situación, quiere ser bendecida con el propósito manifiesto de continuar y afianzarse en su situación.

Uno puede darse cuenta de que el auténtico problema no es si se trata de bendiciones "litúrgicas" o "no-litúrgicas"; tampoco la cuestión central es si el sacerdote al momento de dar tal bendición usa vestido clerical o no. El punto polémico, hay que repetirlo, es que estamos ante personas que se encuentran en situaciones que la Iglesia siempre ha considerado como "objetivamente desordenadas" (ahora llamadas un poco eufemísticamente "irregulares"), y que esas personas, sin manifiesto deseo de cambio, se presentan, en cuanto miembros de esas mismas relaciones, para recibir una bendición. Es muy difícil no ver en tales bendiciones, cualquiera que sea su etiqueta teológica, algo distinto de una aprobación y de hecho así lo han registrado profusamente y en tono triunfal muchos medios de comunicación. Y por esto no es extraño que, movidos de celo pastoral, un cierto número de obispos ya hayan advertido que en sus diócesis tales "bendiciones" serán inadmisibles.