Escala en París

Escala en París

RFI Español
24 episodes

About

Coproducida con France 24 en español, Escala en París es una cita semanal con artistas, deportistas, empresarios, científicos, protagonistas de la política, etc. Un puente entre América latina y la Ciudad Luz.
more

Language

Spanish

Top CategoriesView all

19 May 2022

La contaminación del aire y el auge de las mascarillas contra las nanopartículas

RFI Español
Cada año mueren en el mundo, siete millones de personas por enfermedades provocadas por la mala calidad del aire, según la Organización Mundial de la Salud. En el ojo de mira están las nanopartículas. Hoy les proponemos en nuestro programa abordar las consecuencias de la contaminación de la salud de las personas y también qué soluciones hay con Marysol López, responsable de operación y producción de la empresa francesa R-Pur. Las nanopartículas son partículas sólidas ultrafinas presentes en el aire o en el agua. Las más nocivas para la salud son las más pequeñas. “En el momento de la inhalación, logran entrar en los pulmones y pueden generar inflamación, irritación e infección y para las personas que tienen dolencias previas, como problemas cardiovasculares o problemas respiratorios, agudizan el problema. Para establecer la nocividad de una nanopartícula, también hay que tener en cuenta su naturaleza, siendo las más peligrosas las que provienen de la combustión de carburantes o las emisiones de centrales eléctricas”, explica esta economista colombiana afincada en Francia. Es por ello que la empresa francesa en la que trabaja, R-Pur, que nació en 2016 ha desarrollado unas mascarillas con nanotecnología que pueden filtrar gases, polen, bacterias, virus y partículas finas. A menudo vemos en las ciudades a gente en bicicleta o corriendo con mascarillas cuando hay picos de polución. Con la pandemia de coronavirus, el uso de la mascarilla se ha generalizado. Pero las mascarillas también contaminan. Es una ecuación complicada. ¿Cómo protegerse de la contaminación sin contribuir a contaminar más? “Efectivamente es un nuevo residuo”, reconoce Marysol López. “Nuestra máscara tiene un elemento que es el filtro que, según la frecuencia de uso, se tiene que cambiar entre dos, tres o cuatro meses, pero la máscara en sí, en la que hemos invertido mucho tiempo para su desarrollo, es un producto de por vida para que no genere más residuos”, puntualiza. Sin embargo, el uso de las mascarillas de gama alta sigue siendo muy exclusivo. Respirar aire limpio sale muy caro. La mascarilla que proponen cuesta unos 100 euros y el filtro 29. Esto sabiendo además que los más ricos son los que más contaminan. Según un estudio de Oxfam internacional, el 1% más rico de la población mundial ha sido responsable de más del doble de las emisiones de gases de efecto invernadero que los cerca de 3.100 millones de personas que conforman el 50% más pobre. “Nuestro propósito es producir en diferentes países para que este precio sea mucho más asequible. Todas las industrias tenemos que hacer frente a los gatos de importación y exportación en toda la cadena productiva. Y la nanotecnología para garantizar la calidad de la filtración es cara”, explica López. #EscalaenParís también está en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés, realizado por Souheil Khedir, Fabien Mugneret y Vanessa Loiseau. 
11 May 2022

Machu Picchu y los tesoros del Perú: un viaje por el tiempo como nunca antes visto

RFI Español
Es la exposición más importante en Francia del 2022. 'Machu Picchu y los Tesoros del Perú' se presenta en la Ciudad de la Arquitectura y el Patrimonio en la capital francesa. Un total de 190 piezas de manufactura excepcional permiten al visitante tener una visión extraordinaria de lo que fue la civilización más importante del cono Sur de América Latina. La muestra itinerante ofrece también una  en tercera dimensión de la Ciudadela, un sobrevuelo desde el cielo.  Ulla Holmquist Pachas, arqueóloga, ex ministra de Cultura de Perú, curadora de la exposición recibió a Escala en París en la sede donde se presenta la excepcional muestra.  RFI -¿Cómo nació esta idea, cuánto tiempo llevó concretarla? La idea de la exposición surgió hace varios años con un objetivo en mente: realizar una gran exposición en donde se pudiera presentar la civilización andina a un gran público. Se trataba de una exposición que viajará por varias ciudades del mundo, considerando una muy gran colección del Museo Larco, junto con algunas piezas de Machu Picchu, donde se pudiese llegar a entender por qué los Incas y Machu Picchu terminan siendo un símbolo tan importante, no solamente para la peruanidad, sino para las civilizaciones del hemisferio sur. RFI -¿Es un pasaporte peruano itinerante? La idea es llegar a un público cada vez más amplio. A través de una exposición novedosa, de importantes colecciones precolombinas de diversas culturas originarias del antiguo Perú, con elementos de inmersión audiovisuales que han sido muy bien concebidos, de realidad aumentada, el visitante tiene una perspectiva que nuca podrá tener incluso llendo a Machu Picchu: sobrevolarlo. Todo esto, esperamos, servirá para llegar a un público que quiera tener la experiencia general de acercarse a la sociedad andina, ver grandes tesoros, piezas emblemáticas que son de una factura primorosa, muy sofisticada. Además queremos que el público pueda divertirse y entender, porque hay una narrativa, un cuento que contamos para colocar a la sociedad precolombina peruana en el sitial que tiene que estar, a la par de las grandes civilizaciones del mundo. RFI -Estamos hablando de una magna exposición en la que presentan 190 piezas de una belleza con  características excepcionales. Muchas salen por primera vez de Perú. Efectivamente, hay una combinación de piezas maestras de la colección del Museo (Larco), que representan las diversas culturas. No son solamente objetos de metal, palta, oro, que son muy representativos de nuestras culturas precolombinas. Es una exposición donde uno se puede dar cuenta de la gran maestría en el trabajo de los materiales de nuestros ancestros, de los artistas de nuestras sociedades antiguas. RFI -Quien visite la exposición, ¿encontrará algunas de las maravillosas piezas de Machu Picchu que durante casi un siglo estuvieron en poder de la Universidad de Yale, EEUU, finalmente devueltas a Perú en 2011? No son exactamente piezas del Museo Concha, que es donde están estos artefactos ahora en Perú, pero sí hay objetos de Machu Picchu. O sea que estamos hablando del mismo tipo de objetos que se pueden encontrar en la Ciudadela, que nos permiten ver que se llevaron a cabo diversas actividades de consumo de alimentos, de brindis, de rituales... Todo esto nos da una idea de cómo fue esa civilización y por qué fue la síntesis de un desarrollo milenario. RFI -Los Incas fueron la civilización más importante de América del Sur. Una de sus particularidades es la forma de su escritura, los Khypu... Es una buena pregunta. Desde muy pequeños, muchos de los sudamericanos y peruanos, hemos crecido diciendo ‘aquí no había escritura’. En realidad eso es una manera de entender la escritura desde una visión eurocéntrica, en la que se descartan o no se consideran otro tipo de registro de información. En nuestras sociedades se llevó a cabo un tipo de registro de información tridimensional, en el caso de la cerámica por ejemplo, y en el caso de los Khypus. Un sistema de cuerdas anudadas, los diferentes nudos en las diferentes posiciones de las cuerdas, que además eran torcidas con diferentes hilos de colores, guardan información cualitativamente diferente como si fueran archivos de una computadora, y se puede registrar numéricamente información de manera digital. Es decir, la presencia o ausencia del nudo en una posición respectiva –más arriba, en medio, o más debajo de la cuerda principal- iba registrando información. No es un ábaco, un sistema de conteo, es un sistema de registro digital de información. Y si bien no se ha logrado hasta ahora el desciframiento completo de los khypus, ya ahora el avance de la investigación de muchos profesionales, indica que estamos frente a un sistema de información muy avanzado y que comparativamente podríamos considerarlo como un ‘data base, una base de datos’. RFI -También se distinguen por su manera de tratar a sus muertos. A diferencia de los egipcios, no momificaban a sus señores. Se servían del aire y el frío que se produce allá en las simas de los Andes, a más de 3 500 metros de altura... Sí hablamos de momias porque hasta cierto punto hay una suerte de momificación natural. En la costa, por ejemplo, en espacios muy áridos se han encontrado cuerpos que parecieran haber sido preservados quitándoles la parte interna y no es así. Han sido preservados por la aridez del suelo, por la profundidad de los entierros, que eran muy cuidados por sus comunidades, porque los muertos estaban muertos no solamente por el concepto que tenemos nosotros hoy en día en la modernidad; eran ancestros que aún tenían importancia para sus comunidades, que eran revisitados, revestidos, se le llevaban ofrendas, se les alimentaba porque eran ellos los responsables de que la vida se regenerara en este mundo. Se concibe el mundo de abajo como un mundo de regeneración, y en las alturas también, llevar algunas prácticas con las ofrendas humanas, que las hubo, a estos picos de las montañas de donde bajaba ese líquido ha sido vital en la cosmovisión andina en general.   Escala en París también está en Facebook.  Un programa coordinado por Florencia Valdés, realizado por Laure Temperville, Romain Ferré y Cyril Etienne de la célula audiovisual de RFI. 
04 May 2022

Elizabeth Duval: ‘Parece que no somos capaces de ver al otro más allá de su diferencia’

RFI Español
La escritora y filósofa española publica la novela ‘Madrid será la tumba’ en la editorial española Lengua de Trapo. Esta joven de 21 años ya lleva cuatro libros publicados. Fue, a pesar de ella, portavoz del colectivo trans. Con decenas de miles de seguidores en las redes, es una voz que cuenta cada vez más en el análisis de la política española actual. La escritora y filósofa ha sido muy madura y precoz en todo. Siendo adolescente les dijo a sus padres que, aunque tuviera un cuerpo de chico, era una chica. Adquirió mucha notoriedad en España y se convirtió sin haberlo buscado en la cara visible de la comunidad trans. “A mí me interesan muy poco las etiquetas, me interesa más definirme por lo que hago y lo que hago es escribir, con lo cual de todas las categorías me quedaría con la de escritora”, afirma Duval. Ya en su libro ‘Después de lo trans: sexo y género entre la izquierda y lo identitario’ (Broché 2021) mostraba su hartazgo con el hecho de que la encasillen en una identidad. Algo muy de nuestra época. “Parece que no somos capaces de ver al otro más allá de su diferencia. Más allá de aquello que hace que para nosotros sea diferente. Vemos a una persona trans o a una persona LGTB en general y no somos capaces de ver que es algo. Antes de publicar ‘Después de lo trans’ yo escribí otros dos libros, ‘Reina’ y ‘Excepción’ que no tienen que ver con la temática trans y, sin embargo, en entrevistas, simplemente porque la temática trans suscita cierto interés mediático, me preguntaban mucho sobre el tema trans”, explica la escritora que publicó ‘Después de lo trans’ como una manera de zanjar el asunto y de “jubilarse” de esa portavocía que nunca había buscado. Su último libro es una novela. ‘Madrid será la tumba’ es la historia de amor y deseo entre dos chicos en el Madrid reciente. Uno pertenece a un grupo fascista y el otro a un grupo de extrema izquierda. En el relato, vemos las contradicciones a las que se enfrentan Santiago y Ramiro, los dos protagonistas, y la imposibilidad de poder tener un debate sosegado en un mundo cada vez más polarizado. La novela tiene muchos elementos franceses puesto que Duval reside en la actualidad “por azares vitales” en París. Habla de Dominique Venner o de Renaud Camus, figuras de la extrema derecha que defienden una teoría del complot por la cual se estaría urdiendo en Francia un plan para sustituir a la población blanca por magrebíes y africanos. Una teoría que retomó uno de los candidatos que se presentó a las elecciones presidenciales francesas, el ultraderechista Eric Zemmour. En el libro, Elizabeth Duval, pone de relieve cómo el discurso ultraderechista seduce tanto a obreros como a jóvenes. “La extrema derecha está convirtiendo el debate y el terreno del debate en algo muy tóxico, mucho más que antes. Igual que sucede cuando por ejemplo se está alimentando de forma muy ferviente un discurso anti vacunas, complotista que va muy ligado a la extrema derecha", analiza la autora de ‘Madrid será la tumba’. #EscalaenParís también está en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés; realizado por Souheil Khedir, Fabien Mugneret y Vanessa Loiseau.
27 April 2022

'Macron inicia su segundo mandato con una crisis, con una legitimidad fisurada'

RFI Español
El presidente Emmanuel Macron obtuvo un segundo mandato, pero con sólo un 37% de los votos de los franceses. La candidata de extrema derecha, Marine Le Pen, no solo registra el mayor puntaje en la historia, también logra la 'normalización' de su formación política aunque el cordón sanitario contra la candidata exista todavía.  La elección presidencial confirmó que Francia vive un proceso de recomposición política: las divisiones que muestran los resultados presidenciales reflejan las divisiones y fracturas a nivel territorial. Las elecciones "ilustran muy bien lo que sucedió con los chalecos amarillos", indica Aldo Rubert Echeverría, investigador de la Universidad de Lausana, Suiza. ¿Qué podría haber hecho Emmanuel Macron o cualquier otro presidente francés en ese momento? "Darse cuenta que había una profunda crisis política, de gente que no se siente representada por el sistema político, y entonces hubiera podido dotar a la ciudadanía de mayores dispositivos de participación ciudadana", comentael investigador. "Los resultados de Marine Le Pen, de Jean-Luc Mélenchon, de la Francia Insumisa, y también de la abstención son formas de demostrar un hastío hacia el presidente Macron y su forma que ha tenido de dirigir el país en los últimos cinco años", subraya el también asistente en sociología política. Emmanuel Macron es el primer mandatario que logra validar un segundo mandato desde el 2000, pero sólo obtuvo el respaldo del 37% del electorado del país. "Es verdad que esta crisis de representación no solo se ve en el caso francés, se ve más allá en Europa, pero en el caso de Macron, tendrá que hacer frente a su arrogancia y su soberbia que se ha forjado. Se encuentra con una crisis o por lo menos con una legitimidad fisurada. Y esto se podrá ver frente a las distintas protestas sociales que irán surgiendo ante sus medidas más polémicas, como la reforma de las pensiones y la prolongación de la edad de jubilación" estima Aldo Rubert Echeverría. La elección presidencial fue un paso substancial para la ultraderecha. Marine Le Pen, con el 41,8% de los votos ganó más de 8 puntos con relación a la presidencial de hace cinco años. Ese resultado no fue sólo producto de la transferencia de votos del electorado de los otros candidatos de extrema derecha. Pero lo más importante, estima el especialista, "es la normalización de esa corriente política. Y ella aparece como una candidata  a la que se teme menos, normalizada, “desdiabolizada”, pero a pesar de ello sí que sigue habiendo un cierto temor a la candidatura de Le Pen". La votación en favor de Marine Le Pen y de Jean-Luc Mélenchon, tercer candidato más votado, quien recabó más del 21% de los votos, son la señal de un malestar histórico de los franceses.  ¿Es solo malestar o una evolución ideológica? "Hay un poco de todo. Si miramos la recomposición de los partidos, el bloque Macron absorbe el centro derecha clásico de los Republicanos, Marine Le Pen se afianza y además se normaliza, y Jean-Luc Mélenchon absorbe una parte de los socialistas y también recoge una parte del bloque ecologista. Pero la sociedad gala no es una sociedad que tradicionalmente, o al menos en los últimos años, se muestre intolerante; de hecho, ni contra las minorías, ni contra la homosexualidad; avanzaba en términos de feminismo. A esto lo que le faltaba era encontrar una cierta representación política, ciertos partidos que llevaran eso. También el tema del poder adquisitivo, el hecho de defender a los más débiles. Esto se ve en el éxito también de la candidatura de Jean-Luc Mélenchon, pero también que a Marine Le Pen, a pesar de sus posiciones xenófobas, la votan mucho por eso, y eso se observa mucho en su electorado más popular, más obrero que también tiene en la preferencia de su voto a Marine Le Pen el tema del poder adquisitivo en el centro". En siete semanas los franceses volverán a las urnas, esta vez para definir la nueva Asamblea Nacional, actualmente dominada por los representantes de La República en Marcha, la organización de Macron. Dada la manera cómo funciona el sistema, es poco probable que las fuerzas de oposición logren cambiar en forma sustancial la relación de fuerzas actual.   #EscalaenParís también está en Facebook Un programa coordinado por Florencia Valdés  realizado por Victor Uhl, Mathias Taylor y Vanessa Loiseau.
20 April 2022

'Le Pen adoptó una posición inteligente al hacer del poder adquisitivo su tema principal'

RFI Español
Francia repite cartel en las elecciones de este domingo. Al igual que en 2017, vuelven a enfrentarse en segunda vuelta el presidente saliente Emmanuel Macron y al ultraderechista Marine Le Pen. Los mismos candidatos, pero con unos sondeos vaticinan un duelo mucho más ajustado. Analizamos las claves de esta segunda vuelta con la politóloga francesa Agathe Cagé. Macron es el favorito para repetir en el Palacio del Eliseo, con el 55% de los votos, algunas encuestas hablan de un margen más estrecho con el 52%. Nunca la extrema derecha ha estado tan cerca de llegar al poder en Francia. Los votos de la izquierda serán muy importantes. El líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, que consiguió el 22% de los votos en la primera vuelta no ha llamado expresamente a votar por Macron aunque sí repitió hasta cuatro veces en su dicurso de la primera noche electoral que “ningún voto debe ir a la señora Le Pen”. La Francia Insumisa hizo una encuesta entre sus militantes para saber qué hacer en la segunda vuelta. Un tercio se decanta por votar por Macron pero el resto por votar en blanco o abstenerse. Si bien Mélenchon, en una entrevista en la televisión francesa BFM este martes dijo que por deber democrático hay que ir a votar, es una incógnita saber lo que harán sus electores. “Mélenchon tiene una visión de la democracia que es participativa por eso hubo esa consulta entre los militantes. Para él las tres posiciones son aceptables, la de la abstención, el voto nulo o en blanco y el apoyo a Macron. Para él está claro que no hay que apoyar a la extrema derecha y hay que mantener el cordón sanitario, pero no quiere otra consigna de voto porque eso no corresponde a su visión de democracia participativa”, explica Agathe Cagé, analista política y autora del libro Respect (Editions des Equateurs, 2021) que habla sobre la pérdida de sentido del debate en el espacio público. ¿Los votantes de izquierda votarán por Macron para parar a la extrema derecha? Las encuestas vaticinan que entre el 16% y el 18% de los electores de Mélenchon votarán a Le Pen en la segunda vuelta. ¿El cordón sanitario que se ha aplicado tradicionalmente a la extrema derecha, va a saltar por la izquierda? Para Agathe Cagé no está tan claro. “Creo que no. Todos los sondeos dan a Macron como vencedor. Los electores de izquierda no pueden aceptar una llegada de la extrema derecha al poder. Lo que pasa es que Macron ha suscitado una forma de odio en una parte de la población durante cinco años por eso hay una forma de equilibrio nuevo”, dice la analista. Para Agathe Cagé, también la derecha tiene responsabilidad en que el cordón sanitario se haya resquebrajado en el campo de las ideas. “La derecha ha adoptado una ideología de la ultraderecha como los temas migratorios o identitarios. El frente republicano no interviene solamente en el momento de votar, sino también en adoptar o no ideas de extrema derecha”, afirma.   Le Pen no causa tanto rechazo como su padre porque “ha trabajado más su imagen” Marine Le Pen es lo que es porque su padre, Jean-Marie Le Pen, le legó el partido, pero ese partido también ha sido su mayor lastre del que lleva intentando deshacerse desde hace años. Y parece que está cerca de conseguir desembarazarse de esa herencia, al menos de cara a la galería. “Tiene una identidad política muy distinta a la de su padre que tenía una política muy brutal, a veces con posiciones que no eran aceptables en el debate. Ella trabaja una imagen más aceptable en el debate público. Además, ha adoptado una posición muy inteligente durante esta campaña haciendo del poder adquisitivo su tema principal. No optó por el eje identitario ni el eje migratorio, ese fue su punto fuerte” explica la profesora. Pero no nos olvidemos de que el programa de Le Pen es de extrema derecha, recuerda la doctora en Ciencias Políticas. Los estudiantes no quieren ni a Macron ni a Le Pen Contrasta muchísimo la movilización que hubo en el 2002 cuando Jean-Marie Le Pen pasó a segunda vuelta junto a Jacques Chirac. Entonces hubo millones de personas en las calles de Francia en contra de la extrema derecha. 20 años después, en la Universidad de la Sorbona, por ejemplo, los estudiantes han lanzado un movimiento: “Ni Le Pen Ni Macron”. ¿Qué ha pasado en estos 20 años?  Para la analista, los estudiantes se equivocan de estrategia. Al defender la posición de “Ni Macron, ni Le Pen” quieren mostrar su rechazo ante los dos candidatos por su falta de compromiso en la lucha contra el cambio climático, que es la principal preocupación generacional. “Para Marine Le Pen no es una prioridad y Macron es muy débil en este aspecto. Su gobierno fue condenado en 2021 por inacción climática. Con este movimiento, los estudiantes quieren imponer este asunto en el debate público, pero hay un peligro en hacerlo ahora, y poner al mismo nivel a Le Pen y Macron y no haber luchado antes contra la extrema derecha”, concluye el analista. Escala en París también está en Facebook.  Un programa coordinado por Florencia Valdés, realizado por Victor Hul, Fabien Mugneret y David Brockway.
13 April 2022

Para ganar 'Macron necesita atraer con medidas el electorado de izquierda, pero no lo ha hecho'

RFI Español
La segunda vuelta de la campaña presidencial francesa se ha convertido en una batalla sin tregua ni cuartel entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen, los dos finalistas de la primera vuelta, para ganarse a los casi 8 millones de electores que votaron por Jean-Luc Mélenchon, representante de la Francia Insumisa (FI). Pero lo más probable es que la mayor parte de esos electores,  que votaron en la primera vuelta por el candidato de izquierda, se abstengan. Javier Carbonell, profesor asociado del Instituto de Ciencias Políticas, Scienes Po de París, egresado en relaciones internacionales de la London School of Economics, recuerda que el movimiento de Mélenchon, la FI, organiza una consulta interna para decidir por quién pronunciarse. “Le Pen no aparece en ningún momento entre las opciones” del partido, dice el politólogo. Aunque un tercio de los votantes de Mélenchon podrían optar por la candidata de la extrema derecha. “En 2017, al principio de las dos semanas de la segunda vuelta, este porcentaje estaba alrededor de un 20%, una quinta parte de los electores de Mélenchon querían o pensaban votar Le Pen. Y el resultado final fue de solo un 7%, casi nada. Muy pocos votantes de Mélenchon acabaron votando por la candidata de extrema derecha. Macron espera que suceda lo mismo en estas elecciones, pero lo tiene mucho más complicado que hace cinco años”, agrega. Hace cinco años cuando el candidato Macron era una novedad política. El representante de la Francia Insumisa llegó en primera posición en varias de las principales ciudades francesas: Toulouse, Lille, Estrasburgo, Montpellier, Nantes, Marsella, y en la Región Ile-de-France. ¿Qué tanto puede influir esto en la segunda vuelta? “La Francia Insumisa tiene votantes sobre todo de clases más populares, tiene un tipo de votante más juvenil, más educado, más de corte estudiantil, preocupado por el ecologismo, el feminismo, el anticapitalismo, el antirracismo, y tiene un electorado de origen emigrante. El problema es que este tipo de electorado también está más fuera del sistema político y económico. Suele abstenerse más. Esto puede jugar en contra de Macron porque tiene que movilizar un electorado que está más desapegado de la política”, estima Carbonell. 'Ni un voto a Le Pen' Mélenchon pidió no dar 'ni un voto a Le Pen', pero eso no supone que sus simpatizantes vayan a votar Macron. “El problema de la juventud es muy parecido a lo que le pasa a Macron con las clases populares”, juzga el egresado de la LSE. “Macron necesitaría aplicar toda una serie de medidas de izquierda para atraer este electorado. Y de momento no lo ha hecho, lo que ha hecho es dar entrevistas a medios más juveniles, ha hecho videos con youtubers y twitchers, pero en realidad los jóvenes no responden a eso. Quieren políticas que luchen contra su precariedad”, estima. ¿Qué es lo que podría decantar un voto en favor de Mélenchon, en la primera vuelta, por un voto en favor de Macron o Le Pen, en la segunda? En el primer caso ”es el electorado preocupado la cuestión ecológica, la cuestión del feminismo, del antirracismo y de la xenofobia”. En el caso de votar le Pen, “es el voto más de clase popular. El voto más de corte populista. Es decir, más cabreado con las élites, con el sistema político, con el establishment” El candidato de la Francia Insumisa llegó en primer lugar en distintas ciudades dirigidas por los ecologistas dejando de lado al candidato ecologista Yannick Jadot. “Cuanto más ideologizado se está en cuestión de ecología más se vota por Mélenchon que por Jadot”.  Mélenchon “ofrece un programa mucho más coherente en muchos ámbitos que Jadot, un político de corte liberal semejante al partido liberal alemán, que a lo que representa Mélenchon, un ecologismo más social”. El candidato de la FI es tal vez el candidato que más creció en términos relativos desde la elección del 2012, cuando obtuvo un 11% de los votos. En 2017 alcanzó un 19,5%, y ahora llegó al 22%.  Pasadas las elecciones presidenciales, los franceses serán llamados en junio para elegir una nueva Cámara de Diputados. Queda por ver si el poder de atracción de Mélenchon es capaz de convencer a otros rivales políticos de la izquierda y crear una coalición. Escala en París también está en Facebook.  Un programa coordinado por Florencia Valdés y Ana María Ospina. Realizado por Vanessa Loiseau, Yann Bourdelas y Mathias Taylor. 
06 April 2022

Las presidenciales francesas ponen de manifiesto la ultra derechización del espectro político

RFI Español
A pocos días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, las encuestas vaticinan igual que en 2017 un duelo entre el presidente saliente, el liberal Emmanuel Macron, y la ultraderechista Marine Le Pen. Pero esta vez, con un margen mucho más estrecho. Macron tiene el 27% de la intención de voto y Le Pen, el 23%, según un sondeo de Opinionway-Kéa Partners. Nunca en unas elecciones presidenciales francesas, la extrema derecha ha aparecido tan fuerte. Por primera vez, hay dos candidatos de esta corriente extremista. Marine Le Pen y Eric Zemmour, entre los dos tienen el 33% de la intención de voto, según los sondeos de opinión. Un tercio del electorado francés. ¿Se ha ultra derechizado la sociedad francesa? “Sería tentador afirmarlo, pero al contrario de lo que muchas encuestas de opinión parecen mostrar, realmente este es sólo el electorado que el día de las elecciones se presenta en el colegio y vota. Ni siquiera cuenta con los abstencionistas, sí que es cierto que el espectro político francés se ha derechizado, incluso ultra derechizado, pero esto no corresponde con la sociedad francesa que es más compleja”, afirma el sociólogo Arsenio Cuenca, que estudia los extremismos en Internet en el CNRS, Centro Nacional de Investigaciones Científicas de París La explicación para entender por qué el espectro político ha corrido su cursor hacia la extrema derecha, hay que buscarla, según el investigador, en la banalización de temáticas que hasta hace poco sólo usaba la extrema derecha, como la inmigración o el nacionalismo identitario. “Cuando se convierten en temas mediáticos y empiezan a permear en el mainstream, estos discursos se banalizan y contribuye efectivamente a que estas formaciones ganen más peso a nivel electoral”, analiza Cuenca. Los votantes de la extrema derecha no son homogéneos El perfil de los electores no es monolítico. Hay una distinción tomando la geografía francesa que da cuenta de que los votantes de la extrema derecha son muy heterogéneos y que han ido evolucionando con el tiempo. “En el norte podemos ver un voto de clases populares de extracción social baja que normalmente tiene que ver con una reivindicación anti sistema, son empleados, obreros e incluso desempleados. El enclave más importante es el Nord-Pas de Calais. En el sur, en la región PACA, encontramos un voto más identitario, de una clase social más alta, y que tiene mucho más que ver con temáticas como la inmigración, la seguridad o con el islam”, dice el investigador.   Internet y la derechización del discurso “En las redes sociales, uno puede liberar la palabra radical, extremista y reaccionaria sin muchos inconvenientes en comparación a los medios de comunicación”, recuerda Arsenio Cuenta, que estudia los extremismos en Internet. El investigador asegura que hay cuentas que apoyaron a Trump, que son pro Putin y a su vez anti vacunas y complotistas. Ahora esas mismas cuentas vehiculan en sus redes, mensajes de apoyo a la extrema derecha. “Esto tiene que ver con un voto anti sistema, contestatario, que desconfía profundamente y que reniega del orden de la democracia liberal y de la democracia parlamentaria que no tiene problemas en blanquear a líderes autoritarios y nacionalistas como Putin. Conjuga muy bien con el discurso anti vacunas porque es un discurso que reniega igualmente del consenso político y científico. Esto es algo a lo que Marine Le Pen apela en su campaña cuando apela a estas libertades, libertades que tienen que ver con saltarse el consenso científico”, aclara Cuenca. Si los sondeos se confirman y finalmente, Macron y Le Pen pasan a segunda vuelta, los votos del otro candidato de extrema derecha, Eric Zemmour podrían repartirse entre los dos, según Cuenca. “Probablemente vayan a Le Pen, pero viendo que el voto de Macron es el de las rentas altas y el de Zemmour en comparación con el de Le Pen, también e igualmente viendo la soltura con la que el gobierno de Macron ha abordado ciertos temas relacionados con el discurso de extrema derecha, es posible que una parte del voto de Zemmour vaya a Macron, no lo dudo”, concluye. #EscalaenParís también está en Facebook.  Un programa coordinado por Florencia Valdés realizado por Fabien Mugneret, Souheil Khedir, Vanessa Loiseau
30 March 2022

'En lo social, con Macron no se dieron pasos hacia adelante, sino para atrás'

RFI Español
Los franceses elegirán en abril al presidente de la República. El favorito es el actual presidente Emmanuel Macron que busca su reelección. ¿Qué explica que a pesar de las críticas tenga hasta diez puntos de ventaja sobre su contrincante más cercano?, Ian Vidal, miembro de ATTAC --la Asociación por la Imposición de las Transacciones Financieras y la Acción Ciudadana--, hace un balance muy crítico del quinquenio en el terreno social. El presidente Emmanuel Macron es acusado de ser “presidente de los ricos” por su oposición. El libro 'Macron, hagamos el balance' escrito por 24 especialistas de la organización ATTAC, hace un balance detallado de la acción del mandatario en temas como la educación, salud, cultura, trabajo, pobreza, desempleo o fiscalidad. “Macron dijo no ser de izquierda ni de derecha; prometió bajar los impuestos y al mismo tiempo desarrollar políticas sociales. Terminó siendo el candidato de los ricos pues con él subieron las desigualdades al disminuir ayudas sociales”, dice el representante de ATTAC. “Vivimos una urgencia social y ecológica grande, pero no se dieron pasos hacia adelante, se dieron pasos para atrás. Los impuestos a las grandes riquezas bajaron, fue suprimido el impuesto sobre la fortuna, y también se hizo una reforma a los bienes financieros que costaron mucho dinero al Estado. Para compensar eso, se bajaron las ayudas para renta de departamentos para las gentes humildes, por ejemplo”, explica Ian Vidal. ATTAC critica las reformas en materia laboral y de desempleo aprobadas durante la presidencia de Macron. No obstante, no se puede negar que hubo aumento del empleo; concretamente, entre el final del 2017 y el final de 2021, se creó un millón de nuevos empleos. Vidal considera que ya antes había una tendencia favorable para la creación de empleos desde el 2015, que venía no tanto de las reformas como de una situación económica que había mejorado. Más aún, recuerda que “en cinco años se gastaron 150 mil millones de euros para generar el empleo, pero como constata la asociación Francia Estrategia, ligada al gobierno, esas reformas no son el origen de la creación de empleos de manera notable. Gastamos mucho dinero con pocas ventajas para el empleo, al final de cuentas”. Uno de los momentos más críticos de la presidencia Macron fue la crisis de los “Chalecos Amarillos”, la protesta de miles de franceses, habitantes principalmente de zonas periurbanas que sacudió el país a partir de noviembre del 2018 y se extendió hasta la primera parte del 2019. A partir de ese movimiento, en 2019, el gobierno aprobó una reducción de 5 mil millones de euros de impuestos para las familias de menores recursos, se congeló la tasa carbono, se incrementó la prima de actividad, entre otras decisiones. Ian Vidal estima que más que haber resuelto la crisis, el gobierno reprimió al movimiento. En cuanto a la reducción de impuestos “ el problema no es tanto que esas reducciones ayudaran a los más humildes, lo que criticamos es que las ayudas indiscriminadas del gobierno, favorecieron a los más ricos”, justifica. ATTAC reconoce que durante la crisis de la pandemia (2020-2021) “el gobierno sostuvo el empleo y al mismo tiempo se dieron ayudas, eso lo vemos obviamente de manera positiva. El problema es que muchas de esas ayudas no tienen contrapeso, son ayudas abiertas y sin requisito como contrapartida”. Lo que le preocupa a la asociación, que milita por imponer de manera más substancial los ingresos de los más avantajados, es la consecuencia “cueste lo que cueste” defendido por el mandatario. "¿Cuánto va a costar y quién va a pagar el costo?”, se pregunta Ian Vidal. “La pandemia y la guerra en Ucrania han hecho que los franceses busquen estabilidad. El problema es que los ciudadanos ya no tiene confianza en la política y que muchos no irán a votar”, concluye.
24 March 2022

La guerra en Ucrania pone presión en la economía latinoamericana

RFI Español
La prolongación de la guerra en Ucrania ha incrementado la incertidumbre y la volatilidad de los mercados de las materias primas. Rusia y Ucrania son socios menores de América Latina, pero los efectos de la crisis se han trasladado a la región vía los mercados globales. Rusia y Ucrania pesan relativamente poco en el comercio global de América Latina. La distancia es una protección relativa. Sin embargo, la guerra en Ucrania tiene un efecto considerable en los mercados globales. Hoy ya podemos saber que esta crisis es global, afirma Juan Carluccio, economista, profesor en comercio internacional de la Universidad de Surrey, invitado de Escala en París. La crisis está afectando América Latina en niveles diferentes porque “venimos de una fuerte recuperación de la economía global en 2021, con fuertes aumentos de precios de ciertas materias primas, agroalimentarias, petróleo, gas, ciertos metales. Ahora se está reduciendo la oferta de algunas de esas materias primas, porque Rusia y Ucrania son grandes jugadores mundiales de materias como el trigo, fertilizantes, aceite de girasol, petróleo y gas”, precisa Carluccio. Las relaciones comerciales de Rusia y Ucrania con la región crecieron considerablemente en 2021, “hubo una fuerte recuperación, con la crisis del Covid, el comercio mundial cayó mucho y muy rápidamente al principio del 2020, y se recuperó muy rápidamente también. En ese sentido también se recuperaron muy rápidamente esas relaciones”, observa el docente de la Universidad de Surrey. Contrariamente a lo que sucede con los países de la Unión Europea, el comercio con América Latina no se centra en las exportaciones de gas o petróleo, sino cereales, fertilizantes o maquinaria.  Juan Carluccio recuerda que “en muchos casos, Rusia, Ucrania y América Latina son competidores en muchos mercados, pero lo importante es recordar que los precios de las materias primas son globales, es decir más o menos los mismos en todo el mundo, y al ser bienes homogéneos no importa mucho su origen”. La gran preocupación es la inflación que acarreará esta guerra, aunque en el caso de América Latina la inflación del 2021 tiene más que ver con el precio de los alimentos, de los precios de la energía, que con esta nueva recuperación de la economía tras la crisis del Covid han hecho subir la demanda. “De alguna manera esta nueva crisis es como llover sobre mojado, es decir que viene a poner más presión en una situación que ya era delicada, y los bancos centrales en América Latina ya la reconocían como problema”, juzga Juan Carluccio. Juan Carluccio fue consejero del gobierno argentino en materia de política de reformas sobre el Mercosur. El bloque comercial que desde hace más de veinte años intenta concretar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Le preguntamos si la guerra en Ucrania podría llevar a que el acuerdo entre en operación rápidamente. "La cuestión es saber cómo se va a reconfigurar el mundo después de este conflicto, es aún muy temprano, pero es posible que en Europa haya mayor conciencia que hay que diversificarse más, o integrarse más con otros países, sabiendo que el comercio internacional está muy ligado a la geopolítica, sin duda", concluye.   #EscalaenParís también está en Facebook.  Un programa coordinado por Florencia Valdés realizado por Fabien Mugneret, Souheil Khedir, Vanessa Loiseau
17 March 2022

Edgardo Scott nos reconecta con los sentidos en su último libro ‘Contacto’

RFI Español
El escritor argentino propone un ensayo que nos invita a un viaje para recuperar los gestos prohibidos durante la pandemia de coronavirus. Rememorar sensaciones como las que procuran los besos, los abrazos y el aliento. Y lo hace a través de sus referentes literarios, musicales, artísticos y cinematográficos. Una manera de adentrarnos en el universo de este prolífico escritor afincado en Francia. ‘Contacto. Un collage de los gestos perdidos’ (Ediciones Godot, 2021) es el octavo libro de Edgardo Scott (Lanús, 1978). Ha publicado novelas, relatos y ensayos entre los que destacan ‘El Exceso’, ‘Luto’, ‘Caminantes’ y ‘Cassette Virgen’, éste último también publicado a finales del 2021. “A todos, la pandemia y sus efectos, en algún momento nos alcanzaron de manera personal y en mi caso fue muy inmediato, fue durante el primer confinamiento, porque me sentía como un león enjaulado”, explica el escritor que en ese momento acababa de traducir la última versión en castellano de ‘Dublineses’ de James Joyce. La traducción “fue un trabajo monumental y se juntaron la necesidad de descarga y las condiciones absolutamente inéditas en las que estábamos viviendo, cierto desconcierto y miedo; y como para los que escribimos la literatura es el antídoto para todos los males de este mundo, me puse”, dice Scott. El resultado de ese antídoto es una reconexión brutal con esos gestos perdidos, prohibidos, durante la pandemia. Un ensayo sobre esos gestos que le llevan a hacer conexiones improbables y al mismo tiempo muy bien encontradas. Por ejemplo, cuando Scott habla del beso, hace un salto desde una de las fotos más famosas de la historia, ‘Le baiser de l’Hôtel de Ville’ de Robert Doisneau, hasta aterrizar en la tapa del disco ‘Think Tank’ del grupo británico Blur, una tapa hecha por Banksy en la que aparecen dos personas con escafandra besándose. Y si bien a Scott no le gusta que le llamen erudito, sino más bien curioso, lo cierto es que durante esos saltos vamos aprendiendo muchas cosas sobre todo. “Supongo que será la fatalidad de la asociación libre, como sabés yo soy psicoanalista también, entonces hay algo de esa estética así medio random  musical que siempre tengo presente. Un chico que hace poco leyó el libro me dijo que yo siempre pegaba un volantazo, que iba por un lado y de golpe iba para el otro”, dice el autor de ‘Contacto'.  Y esos “volantazos” resultan exquisitos como cuando en el capítulo sobre la saliva hace referencia a ‘La muerte de un funcionario’ de Chéjov. Un estornudo preciso en el momento equivocado y el mundo se da vuelta. “Juguetes del goce”, decía Lacan. O: ‘We are accidents waiting to happen’, canta Radiohead. Lo mismo da. ¿Tcherviakof hubiera tenido otra suerte con el barbijo puesto?”, escribe Scott. Cuando Scott habla del tacto, de las manos, empieza con la caricia perdida de la poeta argentina Alfonsina Storni, transita por la canción de The Doors ‘Touch me’, justo el tema que estaba tocando la banda en Miami cuando se llevaron a Jim Morrison por obsceno, para acabar en el cementerio parisino Père Lachaise, donde está enterrado el cantante, en un lugar donde se amontonan prácticamente las tumbas, donde se tocan. Del beso romántico al último beso al difunto El beso más importante tal vez no sea el beso del enamorado, sino el beso al ser querido que se va. “Tal vez la infamia, la vergüenza más grande de esta epidemia, haya sido no despedir como corresponde a sus muertos. ‘No te vayas dejando mi cuerpo sin llorarlo ni enterrarlo’, dice la Odisea y no se equivoca. Hemos vivido durante dos años sin besos y sin abrazos. Abrazos como los del cuadro 'Dos mujeres abrazándose' del artista austríaco Egon Schiele, que como recuerda el escritor argentino murió en 1918 de la otra gran pandemia mundial, la mal llamada gripe española. Unos abrazos que nos llevan hasta un ring de boxeo en Kinshasa en 1974, el de la mítica batalla entre Alí y Foreman, un combate en el que los boxeadores pasan largos momentos abrazados, y que fue grabado en el libro de Norman Mailer. “De algún modo, la epidemia nos ha devuelto la épica, un género vital bastante abandonado y maltratado durante los últimos años”, reflexiona el argentino. #EscalaenParís también está en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés, realizado por Vanessa Loiseau, Souheil Khedir y Fabien Mugneret.